DE LO ETERNO EN EL HOMBRE MAX SCHELER PDF

El mtodo tradicional de la fenomenologa para captar lo que parece segn lo que aparece, es decir Lo patente segn lo ente Husserl ser enriquecido con la sensibilidad de Max Scheler a travs de su bien logrado texto De lo eterno en el Hombre que sumar a mi pasin personal por la filosofa, la gran actualidad y utilidad prctica del tema sobre el acto religioso para el ejercicio pastoral que me compete. Aprecio positivamente el desarrollo y contenido del curso impartido por la Dra. Pilar Fernndez Beites para asentar mejor las bases de una slida formacin dogmtica de la Teologa, con miras a prestar un mejor servicio a la humanidad. Sin ms prembulos, entraremos a la cuestin propuesta. Las esferas de realidad son: Esfera de la propia conciencia a travs de percepcin interna El mundo externo , las cosas, personas, formas, colores percepcin sensible Martin Ortega Carvajal mbito del mundo intersubjetivo sin percepcin externa fsica Esfera de lo divino: que se da en la experiencia real. Segn Scheler, hay tres rasgos caractersticos del acto religioso que, aunque no lo agotan, tienen valor de diagnstico y sirven para distinguirlo de todas las dems especies de actos: 1.

Author:Dalar Faugami
Country:Germany
Language:English (Spanish)
Genre:Photos
Published (Last):13 June 2015
Pages:374
PDF File Size:1.24 Mb
ePub File Size:4.94 Mb
ISBN:865-6-32989-459-7
Downloads:25553
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Gardalkis



El mtodo tradicional de la fenomenologa para captar lo que parece segn lo que aparece, es decir Lo patente segn lo ente Husserl ser enriquecido con la sensibilidad de Max Scheler a travs de su bien logrado texto De lo eterno en el Hombre que sumar a mi pasin personal por la filosofa, la gran actualidad y utilidad prctica del tema sobre el acto religioso para el ejercicio pastoral que me compete. Aprecio positivamente el desarrollo y contenido del curso impartido por la Dra.

Pilar Fernndez Beites para asentar mejor las bases de una slida formacin dogmtica de la Teologa, con miras a prestar un mejor servicio a la humanidad.

Sin ms prembulos, entraremos a la cuestin propuesta. Las esferas de realidad son: Esfera de la propia conciencia a travs de percepcin interna El mundo externo , las cosas, personas, formas, colores percepcin sensible Martin Ortega Carvajal mbito del mundo intersubjetivo sin percepcin externa fsica Esfera de lo divino: que se da en la experiencia real. Segn Scheler, hay tres rasgos caractersticos del acto religioso que, aunque no lo agotan, tienen valor de diagnstico y sirven para distinguirlo de todas las dems especies de actos: 1.

La trascendencia respecto al mundo de su intensin 2. La posibilidad de cumplimiento slo por lo divino 3. La posibilidad de cumplimiento del acto slo por la admisin de un ente de carcter divino que se abre l mismo, que se entrega al hombre revelacin natural de los divino. Principio fundamental de todo conocimiento religioso es: Todo saber sobre Dios es un saber por medio de Dios a partir del cual extractar algunas conclusiones del autor para iluminar el tema: Como punto de partida, y acto preparatorio al acto religioso se da un movimiento de agrupacin del todo de la realidad incluida la propia persona- para unificarse la totalidad en lo que llamamos la idea del mundo.

Luego viene la intensin que sobrepasa trasciende este mundo, pero no se trata slo de este mundo contingentemente existente, sino de toda clase de mundo en general. La caracterstica que permite diagnosticar del modo ms preciso, aunque slo negativamente, un acto religioso a diferencia todos los otros actos espirituales, es la inmediata evidencia de la esencial imposibilidad de su cumplimiento por cualquier objeto finito que pertenezca al mundo, o que constituya l mismo el mundo.

As la clebre frase de san Agustn i cobra sentido como frmula fundamental de todo acto religioso. En el acto religioso pensamos en un ser que es distinto de todo ser finito y de todo ser que es no finito o infinito pero solo en un determinado tipo tiempo, espacio, nmero. En el acto religioso buscamos una felicidad de la que sabemos a la vez con toda claridad que no la puede proporcionar ningn progreso de la Humanidad, ningn perfeccionamiento de la sociedad, ni ningn tipo de incremento de las causas externas o internas de la felicidad humana.

En el acto religioso experimentamos un temor, o un temor reverencial que no podemos relacionar con ningn peligro finito concreto, ni con nada a la vez majestuoso y amenazador de lo que pudiramos citar algn ejemplo extrado de nuestra experiencia. En los actos de alabanza, accin de gracias, temor, esperanza, amor, felicidad, deseo, deseo de perfeccin, acusacin, juicio, perdn, admiracin, veneracin, splica, adoracin, nuestro espritu sobrepasa, no slo determinadas cosas finitas concretas, sino el conjunto esencial de las cosas finitas.

El acto religioso est siempre caracterizado negativamente por carecer empricamente tanto de fundamento, como de meta, por ms que pueda estar empricamente motivado, y por ms que las ideas que posteriormente se formen sobre su meta objetiva puedan estar teidas por nuestras experiencias, y puedan llevar todava en cierto modo, las huellas de los recuerdos subjetivos de los caminos en los que se encontraron.

El acto religioso exige a diferencia de todos los dems actos de conocimiento, tambin de los de la metafsica- una respuesta, un acto recproco por parte del objeto al que apunta segn su esencia intencional. Slo se puede hablar de religin cuando su objeto porta la forma personal divina, y cuando la revelacin de este sr personal da cumplimiento al acto religioso y a su intencin.

El hombre tiene que recibir de algn modo la verdad a la que tiende, la salvacin y la felicidad que busca; y tiene que recibirlas precisamente por medio del ser que l busca. Donde el alma no toca a Dios -por el medio que sea- o lo toca porque se sabe y se siente tocada por Dios, no existe conducta religiosa alguna independiente del acto religioso La metafsica no es en absoluto religin, tampoco religin natural, por ms que pueda conducir a la admisin d contenidos parcialmente idnticos, a los que a su modo, tambin conduce la religin natural.

Se puede deducir la existencia de Dios de la existencia de actos religiosos? A esto se presentan dos objeciones filosficas matizadas por dos prejuicios: 1. Que solo puede valer como originariamente dado lo que se apoya en la experiencia incluso sensible exclusivamente.

Todo lo que es, tiene que probarse ante la experiencia; pero tambin, recprocamente, todo lo que es experimentado tiene la pretensin de tener algn tipo de existencia. Son los postulados del empirismo y del positivismo sensualista que apuestan por un atesmo en razn de la ciencia.

La falta de lucidez acerca de los lmites del saber y del conocer demostrables. Ciertamente todo juicio exige justificar y dar cuenta de con qu derecho es formulado. Es la reaccin racionalista del mundo contemporneo que objeta por las estructuras del acto religioso, sus causas y si se quiere leyes que le rigen.

Sin embargo hay otros tipos de justificacin distintos a la demostracin, como son la mostracin demostratio propiamente dicha , adems de la comprobacin, la construccin, la verificacin etc. Es muy importante considerar el planteamiento de Scheler al afirmar que la experiencia sensible no es ni la nica experiencia que hay, ni en el orden del origen, es decir en el orden temporal de la experiencia, la experiencia ms originaria.

Mucho antes de que se le d cualquier sensacin, a todo ser vivo se le dan los contenidos estructurales de su entorno, y a todo ser espiritual, los contenidos estructurales de su mundo; y slo puede convertirse en posible sensacin aquello que puede activar el entorno de un ser vivo y las formas de unidad y tipos de ordenacin pertenecientes a este entorno.

Nos enfrentamos a una esfera donde no aplica la demostrabilidad en sentido estricto. Es un contrasentido demostrar la realidad o la existencia mismas. Slo son demostrables proposiciones sobre lo real, no lo real mismo. En la relacin entre la demostracin y la verdad, rige la proposicin de que slo lo verdadero es demostrable, pero no aplica en sentido contario, que solo lo demostrable es verdadero.

Scheler considera tambin que la religin radica en la esencia del hombre y que existe una esfera de objetos y actos que le son propios; segn eso, para fundamentar la religin no es imprescindible la metafsica. En el mundo se capta lo divino, nos sentimos como requeridos por Dios. Esta forma de darse Dios al hombre es una revelacin natural; ahora, segn Scheler, todo saber religioso acerca de Dios es tambin un saber mediante Dios en el sentido del modo de recepcin del saber mismo.

El saber metafsico es vlido y alcanza el mismo objeto que el religioso, pero ste lo alcanza independientemente. En los actos religiosos Dios se muestra como el Absoluto: Las cuatro determinaciones: ens a se, infinitud, omniactividad y santidad, son las determinaciones ms formales de un ser y un objeto de la esencia de lo divino.

Como tales estn envueltas en los objetos intencionales de toda religin: de la ms baja como de la ms alta y absoluta. En fin, de los actos religiosos se desprende una demostracin de la existencia de Dios; segn Scheler: Slo un ente real, con el carcter esencial de lo divino, puede ser la causa de la disposicin religiosa del hombre, es decir, de la disposicin para el ejercicio real de aquella clase de actos, que no pueden cumplirse con la experiencia finita y, no obstante, exigen cumplimiento.

El objeto de los actos religiosos es, al mismo tiempo, la causa de su existencia. Para el filsofo alemn, esta prueba es vlida por s misma y suficiente: Si ninguna otra cosa probara la existencia de Dios, la probara la imposibilidad de derivar la disposicin religiosa del hombre de otra cosa que de Dios iii El fenmeno religioso despliega ante nosotros un campo de realidades que podemos describir del siguiente modo: 1 Existe una esfera de valores, u objetos religiosos.

Se trata de un tipo de realidad original, irreductible. Muchas veces se ha pretendido reducir lo religioso a otro tipo de realidad o vivencia psquica, social, esttica, etc. No slo existen y son especficos, adems se vinculan con nuestro ser y no de manera accidental, ni casual. Se trata de atender a la realidad humana como animal religioso. La historia confirma que cada pueblo y civilizacin tiene una religin. La universalidad del hecho invita a buscar en el hombre su raz.

El hecho en cuestin es la experiencia de nuestra radical finitud; experiencia que se acrecienta y ahonda con el paso de los aos. El ser humano se da cuenta de su limitacin, de su indigencia en el ser, en el poder, conocer, etc.

Todo ser humano tiende hacia algo para lo cual se sabe radicalmente impotente. Inquietum cor nostrum, donec requiescat in te -Nuestro corazn andar inquieto, hasta que descanse en ti-. Cita de las Confesiones, donde Agustn expresa la sed de Dios que acompaa a todo hombre en la tierra.

De lo eterno en el hombre. Madrid: encuentro, pag. Ibid pag.

ATMEGA8535 DATASHEET PDF

EL PUESTO DEL HOMBRE EN EL COSMOS

.

ASTM F88 PDF

De lo Eterno en el Hombre, Max Scheler

.

FERDINANDO CARULLI OP 114 PDF

De Lo Eterno en El Hombre Max Scheler

.

KOBITAR BOI PDF

max scheler de lo eterno en el hombre

.

Related Articles