LA CASA DE LOS SIETE BALCONES DE ALEJANDRO CASONA PDF

Kinos Ivanna Gutierrez added it Apr 19, Paperback81 pages. Casona es un idolo y este libro es una hermosa obra de arte. Amazon Music Stream millions of songs. Amazon Drive Cloud storage from Amazon.

Author:Akinosho Disho
Country:Niger
Language:English (Spanish)
Genre:Science
Published (Last):21 April 2018
Pages:384
PDF File Size:1.92 Mb
ePub File Size:8.3 Mb
ISBN:138-2-53527-360-3
Downloads:23421
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Mubei



Planta baja. A la izquierda, portn de cuarterones que da al exterior. A la derecha, dos puertas, al interior. Foro izquierda, chimenea de campana con caldero de cobre puesto a la lumbre.

En el rincn, entre la chimenea, y el portn, escao y armario-vasar reluciente de cobres y lozas ricas, con alguna ferrada o cntaro de agua. Foro derecha, escalera de barandal tallarlo que dobla y se pierde hacia las habitaciones altas.

Don Germn, mdico rural, setenta aos de experiencia tranquila, sentado ante una taza de caf, mira fijamente a Uriel, que est sonrientemente ensimismado, sentado en el suelo, terminando de ajustar velas y cordajes a un bergantn lo suficientemente grande para ser ms que un juguete, una cumplida labor de artesana.

De cuando en cuando levanta su obra, contemplndola satisfecho, y contina su trabajo en silencio, completamente ausente. Es un plido adolescente de dieciocho aos. Amanda, hermosa mujer en su plenitud, poco vestida para seora y mucho para criada, mira alternativamente a Don Germn y a Uriel en silencio. Rosina, moza agreste recin bajada de sus montaas con frescura de aire alto, lustra los cobres sentada en el hogar.

Don Germn Se acerca. Est bien as. Un cuarto vaco. Quiz un mundo entero Cmo podr existir un alma as, teniendo todas las ideas y sin llegar a tener una sola palabra? Otros no hablan, pero tampoco piensan. Uriel, s. Y maravillosamente. Cuando piensa algo hermoso, los ojos azules se le ponen ms azules an. Pero yo, que piso firme aqu abajo, nunca he conseguido entenderle nada. T no le quieres. Por ti, ya hace tiempo que no estara aqu. Usted no puede hacer nada por l, no hay colegios en la capital para estos casos?

Por extrao que te parezca, tienes que acostumbrarte a esta idea. Uriel no es de esos muchachos que necesite aprender a leer en los labios y hablar con las manos. No es un caso de mdicos ni de colegios. En la capital sabrn de eso ms que usted. Digo que tendrn ms libros. Soy mdico aqu desde que empec; he asistido a todos los partos, a todas las heridas y a todas las muertes; y te lo juro que, cuando se ha visto cincuenta aos nacer y.

Si el chico no va a salir de eso, y el padre es rico y puede, no estara mejor all? La que estara mejor eres t Qu quiere decir? Voz sorda. No te basta? Tengo que aadir que te estorba? Que seras feliz vindole salir para uno de esos caserones fros, donde cien muchachos como l se mueren de pena juntos, mirndose callar?

Quieres que te diga, adems, el porqu? Se encoge de hombros. All usted, don Germn. Despus de todo, yo no estoy aqu para querer o no querer. Estoy para trabajar. Pues por m no lo dejes. A Rosina, mientras va a la puerta derecha. Atiende al seor si necesita algo. A qu hora vuelve el seor amo? Acaso el seor amo me pide licencia a m para salir ni para entrar? Don Germn se tienta los bolsillos para encender su pipa. Rosina acude con una ramilla de la lumbre o un fsforo.

Enciende con la mano de ella. Qu tienes? Entonces, por qu te tiembla la mano? Una cosa fra, as, por el cuerpo. Que los quiero mucho a los dos, a Uriel y a la seorita Genoveva Y, sin embargo, son tan distintos de la otra gente, que los dos me dan no s qu Un miedo raro Qu puede darte miedo de ese muchacho?

Mrale, feliz con su barro. Est usted seguro de que no sufre por dentro? Pero aqul no pensaba. Tena como una niebla en los ojos y cuando le daban de beber, se le resbalaba el agua por los labios.

Estte tranquila. Conoces al nieto del herrero? El del herrero es un muchacho completamente sano, al que le falta un brazo. Uriel es un alma completamente sana, a la que le falta la palabra. Baja la voz, acercndose y mirando a Uriel como si pudiera orla. Dicen que los que nacen as son ms hijos de Dios que los otros; pero que mueren antes de llegar a hombres. Ser verdad? Y ese era todo tu miedo?

Una cosa misteriosa, que me tiene sin sueo, Uriel no habla nunca con nadie; ni con el padre, ni con Amanda, ni conmigo Pero con la ta Genoveva, s. Los he visto yo. Se acerca T has visto a Uriel hablando con ta Genoveva? Pero se lo dicen todo sin necesidad de palabras. Cre que habas descubierto algo nuevo. Con los ojos basta. Juegan a las cartas, se ren entre ellos, se cuentan todas sus cosas. Y cuando uno de los dos se pone triste, el otro le mira, le mira, le mira, hasta que se vuelven a rer juntos.

Se hablan, don Germn! Le juro que, cuando no hay nadie, se hablan en secreto! Ella misma me lo explic. Pero todo lo que l siente por dentro, ta Genoveva lo ve, como si fuera de cristal. Y cuando se queda fijo pensando, ta Genoveva lo oye, como si pensara en voz alta. Y los otros? Y es un hombre que ha estudiado. Cuntos aos tienes? Las cosas: ordear, barrer, lavar, el establo, la lea.

Las cosas! Sigo trabajando. Por qu? Le levanta el rostro entre sus manos. Tena ganas de saber qu cara tiene un milagro visto de cerca. Le da una palmada en la mejilla. Mira nuevamente su reloj, sacude la pipa para guardarla y se dispone a salir. Cuando llegue el amo, dile que no le podido esperar ms. Aparece radiante en la puerta la ta Genoveva. Una belleza marchita, pero llena de encantos, de bruscas impaciencias y de sonrisas.

Lindo vestido claro, mantilla blanca de blonda o madroos, con peina alta, rosario, libro de misa y un pequeo abanico de ncar.

GADE JALOUSIE PDF

¡¡Ábrete libro!! - Foro sobre libros y autores

.

BRAD THOR BLOWBACK PDF

la casa de los siete balcones

.

HAKIM LUQMAN KE NUSKHE PDF

LA CASA DE LOS SIETE BALCONES ALEJANDRO CASONA PDF

.

Related Articles