ANTIDIETA LIBRO PDF

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo. Pero quienes pierden peso indefectiblemente vuelven a recuperarlo. La panacea puede estar en la antidieta. Se puede aplicar en la medida de las necesidades de cada uno y que permiten perder peso en forma segura y permanente, sin dejar de comer. El cuerpo tiene unos ciclos naturales que se basan en funciones bastante obvias.

Author:Tak Mezik
Country:Montenegro
Language:English (Spanish)
Genre:Medical
Published (Last):27 October 2013
Pages:336
PDF File Size:19.11 Mb
ePub File Size:11.91 Mb
ISBN:809-2-31808-639-9
Downloads:69059
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Faegis



En el dominio de la salud y de la nutricin, los expertos sostienen puntos de vista muy diferentes. La intencin de los autores no es diagnosticar ni prescribir, sino solamente ofrecer informacin sanitaria que ayude al lector a cooperar con su mdico en la comn bsqueda de la salud.

En caso de que alguien use esta informacin sin aprobacin de su mdico, estar autoprescribindose; por el ejercicio de este derecho, el editor y el autor no asumen responsabilidad alguna. York, Traduccin: Marta I. Manuel Pareja Montaa. Sin sentimientos de culpa, sin pesadas responsabilidades, sin exigencias, se puede llegar a estar sano, delgado y vibrante. Y todo esto lo consigue cada cual a su propio ritmo: lanzndose a toda velocidad por la autopista de la salud, o tomndose el tiempo necesario para ir disfrutando de los ltimos placeres artificiales que florecen a lo largo del camino: bombones, cervezas, galletas saladas, suculentos bistecs.

De cualquier manera est bien, nos dice Harvey y Marilyn Diamond. Hasta el mnimo cambio, el menor de los esfuerzos, tiene influencia positiva sobre la salud. Mi propia experiencia: en dos meses he perdido nueve kilos. Ocasionalmente, como pollo, pescado, rarsimas veces sucumbo ante una cerveza o una galleta salada, y por fin ahora puedo ver una pelcula sin tener un puado de bombones en la mano.

La medicina integrativa es una ciencia nueva y un arte nuevo, se basa en la promocin de la salud y el estar bien, y constituye una aproximacin a los pacientes, a quienes no se considera como enfermos ni como problemas, sino como personas que necesitan ayuda para equilibrarse en sus dimensiones fsica, emocional, mental y espiritual.

Estas dimensiones, cuando se las equilibra o se las armoniza, se constituyen en un reflejo de la salud, la buena forma, la integridad y el bienestar: el estar bien. Para un mdico, la vocacin suprema ha sido siempre identificar el proceso de la enfermedad en el momento mismo de su comienzo, por medio de la habilidad, su juicio y sus conocimientos, y ponerle trmino mediante la ciruga, la medicina y la irradiacin.

El mdico moderno se vale de sus conocimientos para impedir, en primer lugar, que el proceso de la enfermedad se inicie; el mdico interesado en el estar bien fomenta los factores que contribuyen a la homeostasis, es decir al equilibrio dinmico natural del cuerpo. En vez de dedicarse a medicar los sntomas del deterioro corporal, o a extirpar los rganos que funcionen mal, y limitarse a eso, el mdico del bienestar procura asistir al paciente para que pueda alcanzar la calma emocional, la tranquilidad mental, la forma fsica de la paz espiritual.

El cuerpo humano debera durar ciento cuarenta aos, el doble de nuestra esperanza de vida actual, es decir que, pese a los grandes adelantos de la ciencia mdica, es importante recordar que su tarea no est cumplida ms que a medias. Este libro considera que una nutricin adecuada es cuestin de equilibrio energtico: una absorcin eficiente de 1a energa contenida en los alimentos y una eliminacin eficiente de los residuos equilibra el cuerpo de manera que no haya excesos y que conserve su mximo poder para recuperar la salud o defenderse de la enfermedad.

Tener una orientacin adecuada respecto de lo que es la nutricin es cosa de monumental importancia en esta era del estrs. La contaminacin qumica de los alimentos con aditivos, conservantes, saborizantes y aromatizantes artificiales, procedimientos como la deshidratacin, concentracin, congelacin y tratamientos con microondas hacen que una reeducacin del pblico en lo referente a los hechos de la nutricin alcance una importancia no menor de la que tuvo en su momento el hecho de que Ignaz Semmelweis sealara que los mdicos deban lavarse las manos antes de operar o de atender un parto.

Solo han pasado cien aos de este importante descubrimiento. Solo cien aos han pasado desde que la ciencia renunciara a las sangras, purgas y aplicaciones de sanguijuela que fueron parte de la vida de nuestros abuelos. Pues bien, es probable que todos nuestros intentos de someternos a dietas y contar caloras sean, a los ojos de nuestros nietos, parte de las locuras de nuestra generacin. Tanto la medicina integrativa como este libro estn orientados hacia el consumidor, con el fin de salvar las brechas existentes entre lo que hasta ahora se saba de biologa y los ltimos adelantos que han revelado la existencia de sustancias curativas que nuestro propio cuerpo produce.

Por fin, comenzamos a entender la enorme magnitud de la capacidad autocurativa de nuestro cuerpo, que le permite recuperarse y mantener la salud. En la medicina interactiva convergen siglos de conceptos sobre medicina preventiva, provenientes de centenares de culturas diferentes, con la moderna necesidad de reducir el estrs, resolver conflictos, evitar estilos de vida nocivos y modificar las pautas de conducta que provocan exceso de peso, obesidad y, por consiguiente, enfermedades coronarias, hipertensin sangunea, lceras, dolores de espalda, migraa, artritis, apopleja y cncer.

Las metas de la medicina integrativa son la calma espiritual, la paz emocional y la buena forma fsica; en ella se unen los conceptos holistas caractersticos de los estilos occidentales de vida de California, con los conceptos de la medicina preventiva proveniente de la Meca de la medicina, en Boston. Los mdicos orientales, tradicionales y con formacin en Harvard, sealan que ya los mdicos no pueden prevenir el 80 por ciento de las enfermedades, que la medicina y la ciruga no curan ms de un 10 por ciento de ellas, y que el 10 por ciento restante se debe, en la actualidad, a accidentes quirrgicos y efectos colaterales de la medicacin.

Proclaman que durante la presente dcada la salud de la poblacin norteamericana no depende de lo que otros hagan por ella, sino de lo que est dispuesta a hacer por s misma.

Los graduados de las universidades de California, Stanford y Berkeley, se muestran completamente de acuerdo y coinciden en sealar que la risa, la esperanza, la fe y el amor son ingredientes principalsimos de la salud. La medicina integrativa permite que ambos se encuentren, ofreciendo a los pacientes LA ANTIDIETA combinaciones del estilo tradicional y del holista: dieta, ejercicio, sol, descanso, masajes y plegarias marchan codo a codo con la medicacin, las hazaas quirrgicas y los recursos increbles de la alta tecnologa.

Para m ha sido un honor presentar la medicina integrativa a la asociacin Mdica de California, la Academia de Pediatra de Detroit y la Academia Nacional de Ciencias de Washington.

Como una forma de entender la salud y hacer frente a la enfermedad, parte de un enfoque biosocial y psicoespiritual, que considera que la responsabilidad personal, la valoracin de s mismo y la consideracin y reverencia hacia la vida son los principales determinantes de la salud. La medicina integrativa considera que cualquier enfermedad es potencialmente reversible gracias al milagroso poder de autocuracin del cuerpo, al que concibe como un sistema de energa y cree que la salud es algo demasiado importante para dejarlo solo en manos de la ciencia, pero que tambin lo es para encararlo desde un punto de vista totalmente acientfico.

Cuando Harvey Diamond me pidi que leyera el manuscrito del libro, me dijo que si haba cualquier cosa, incluso una mnima afirmacin, que mis colegas mdicos pudieran tomar a mal, me sintiera en libertad de cambiarla, ya que su propsito era generar comprensin y no resistencia.

Pues bien, el libro es un mazazo mental para la teora mdica, pero no hay en l nada que pueda tomar a mal. Hace que las enseanzas sobre nutricin que se imparten en las facultades de medicina se nos aparezcan como algo anticuado, e incluso peligroso, e identifica los dogmas que durante tanto tiempo nos han enseado como una mera programacin malsana que nos va siendo instilada por los intereses comerciales que representan a la industria lechera, de los dulces y de la carne, y a los restaurantes.

Lo nico que puedo decir a mis colegas mdicos es que por debajo de la cinaga de frmulas qumicas que nos aprendemos no haba otra cosa que energa. Todo es energa. El cuerpo es un sistema de energa. Los rganos son conjuntos de clulas cuya frecuencia de vibracin es idntica. Son clulas que no solo tienen similitud histolgica, sino la misma frecuencia energtica. Lo que las mantiene unidas es la homeostasis. Una perturbacin en la energa celular es lo que llamamos enfermedad.

Los sistemas energticos alcanzan un funcionamiento ptimo con un combustible eficiente. Un equilibrio celular sano y dinmico se mantiene gracias a un aporte de energa que sea equivalente al rendimiento energtico. El combustible alimenticio alcanza su mayor eficiencia en la forma en que nos lo proporciona la naturaleza, puesto que nuestro cuerpo tambin es algo que proporciona la naturaleza.

No existen campos donde la brisa haga ondular sembrados de pan blanco. Las comidas enlatadas, hervidas y sometidas a microondas no son naturales.

Las frutas no se encuentran naturalmente en jarabes azucarados y aderezados con conservantes qumicos. No hay ros ni arroyos de bebidas gaseosas. De la misma manera que ahora nos tomamos con toda naturalidad los aditivos y LA ANTIDIETA conservantes y las comidas desnaturalizadas, durante muchos aos aceptamos sin cuestionamiento alguno el tabaco, sin hacer caso de sus riesgos.

La energa proveniente de alimentos naturales en estado puro es la que necesitan los cuerpos naturales en estado puro. Actualmente va cobrando auge un nuevo paradigma consumista, centrado en el jogging, en el aerbic, la reduccin del estrs, el dejar de fumar y el conocimiento de las normas de nutricin. No a la enfermedad. Kay S. Lawrence, M. Y no volver a recuperarlo? Y conseguir todo eso sin renunciar a ninguno de los placeres de comer?

Si has respondido afirmativamente a estas preguntas, ya puedes ir abandonando la bsqueda, porque esa es precisamente la informacin que encontrars en este libro, quince aos de estudio intensivo de la relacin entre lo que comemos y el estado de nuestro cuerpo. Si ests harto de pasar de una dieta a otra, y lo que buscas es un tipo de informacin prctica y sensata que te confe a ti el pleno control de tu peso, aqu encontrars noticias muy interesantes.

Podrs aprender algunos secretos que te permitirn perder peso, y perderlo en forma permanente, sin dejar de comer. Ya se que entre mis lectores habr algunos a quienes esto le parezca demasiado bueno para ser verdad.

La misma impresin tuve yo, pero aprend por experiencia que al peso que uno quiere tener se puede llegar comiendo. No sera ideal comer y disfrutar comiendo, sentirse siempre satisfecho y no frustrado, esperar con placer cada comida y, lo que es ms importante, mantenerse en el peso justo? Pues de eso se trata en este libro, que no es una dieta. Es una manera de comer que puede incorporarse a nuestro estilo de vida como una manera de vivir, no como un rgimen dogmtico. No es necesario que cuentes caloras; no es una dieta que te matar de hambre; no te limita las cantidades; no exige modificacin del comportamiento; no incluye medicinas ni polvos; no da soluciones temporales.

Es un conjunto de principios dietticos que puedes usar mucho o poco, en la medida de tus deseos y de acuerdo con tus objetivos. El programa no te impone presin alguna. Mientras lo practiques te sentirs cmodo, e irs alcanzando un xito regular y progresivo a medida que incorpores a tu vida la informacin que te brindamos.

Al seguir sus principios dejars de vivir para comer, y empezars, en cambio, a comer para vivir. Quiz te parezca que comer estupendamente, no contar caloras, no poner candado a la nevera y no hacer dieta, son sueos imposibles, pero deja que te aseguremos que no es ningn sueo: la cosa funciona.

Quizs hayas llegado a un momento de tu vida en que ests absolutamente harto de luchar con el problema del peso. Tal vez ests en una situacin en que lo que quieres, de una vez por todas, es encontrar un programa alimentario que funcione y en el que puedas confiar. Quieres sentirte finalmente seguro de que tu cuerpo est recibiendo todos los elementos nutritivos que necesita, de que tu nivel de energa es alto y se mantiene constante, y de que tu peso, despus de toda una vida de fluctuaciones, permanece estable.

En pocas palabras, quieres comer bien y de manera regular, pero al mismo tiempo estas decidido o decidida a verte libre de esa hartante preocupacin por los kilos de ms y los centmetros de sobra.

Ante una promesa tan halagea, sin embargo, es probable que ests pensando: Oh no! Me arreglarn con brotes de alfalfa, lechuga y germen de trigo, y como postre un tazn de zanahorias ralladas. Qu esperanza! Nosotros no somos de esa escuela. Para que te tranquilices, echemos un vistazo a lo que podras incluir en un da tpico.

A la maana, cuando te despiertes, puedes beberte un gran vaso de zumo de frutas frescas. Escoge cualquier cosa que te guste, dentro de las frutas de temporada que te resulten ms convenientes. Pueden ser naranjas, mandarinas o pomelos, y el zumo puedes prepararlo con un simple exprimidor, que es muy barato.

Pero si por casualidad tienes uno de esos extractores mltiples que hoy por hoy son tan comunes, puedes prepararte un jugo de manzanas frescas, de meln o de sandas. Lo importante es que empieces el da con zumo de frutas frescas.

Si lo prefieres, o bien adems del zumo, puedes hacerte una ensalada de frutas frescas, o comerlas simplemente tal cual. Puedes comer cualquier fruta fresca que quieras, pero no frutas en conserva; y adems, puedes comer la cantidad que quieras. Ms adelante explicaremos por qu las frutas en conserva no se adaptan al programa. Quizs te hayas bebido un zumo y te hayas comido medio meln a la maana temprano y a las diez vuelvas a sentir hambre.

Entonces, puedes comer algo ms de fruta una o dos naranjas, una manzana, melocotones frescos, ms meln, nectarinas o un puado de cerezas o de uvas, segn la estacin. Si despus de comer alguna fruta jugosa sigues teniendo hambre, cmete uno, dos pltanos. La idea es que durante la maana, y hasta el medioda, cada vez que sientas hambre has de comer fruta. Para el almuerzo puedes prepararte una abundante ensalada con las verduras frescas, crudas; que ms te gusten.

Puedes escoger entre diversos aderezos y, si quieres, con la ensalada puedes comer algunas tostadas de pan integral con mantequilla o un poco de sopa. Puedes hacerte un sndwich excelente, combinando aguacate, pepino, lechuga, tomate y un puado de brotes, con mayonesa o mantequilla.

De paso, si nunca ha probado un sndwich de tomate y aguacate, no sabes lo que te has perdido. Es un bocado realmente suntuoso.

BACH 371 HARMONIZED CHORALES PDF

Libros de Cocina

Nunca se pueden ingerir dos alimentos concentrados a la vez. Los alimentos concentrados son todos aquellos que no son ni frutas ni verduras. Estamos tan mal educados alimentariamente hablando que casi todos cometemos habitualmente la torpeza, por ejemplo, de deleitarnos frente a un par de huevos fritos con patatas fritas papas. Nada en absoluto. Constituyen un alimento excelente. Pero unos y otras son como esos individuos estupendos que, en cuanto se casan, constituyen un matrimonio desastroso. De esta forma alcanzaremos esa figura que tanto deseamos y un organismo limpio y sano.

HOUGH PROFICIENT MOTORCYCLING PDF

LA ANTIDIETA

.

CORTE CON OXIACETILENO PDF

La Antidieta.pdf (Libro)

.

ADVAITA VEDANTA ELIOT DEUTSCH PDF

La Antidieta

.

Related Articles