DERECHO ADMINISTRATIVO DE ROBERTO DROMI PDF

Poltica y derecho El libro encierra la "arquitectura jurdica" de nuestro pensamiento cientfico sobre la ubicacin de la Administracin ante la ciencia del derecho. En ese sentido, mantiene la articulacin entre "Poltica, Constitucin y Administracin", para llevar los principios tericos al marco de la realidad operativa. La funcin administrativa constituye el campo de aplicacin de un rgimen jurdico especfico que confiere objeto propio a esta parcela publicstica de la ciencia del derecho. Es en el campo del derecho administrativo donde principalmente se ha realizado la categorizacin jurdica de lo poltico, siguiendo los parmetros del ordenamiento constitucional.

Author:Digrel Mar
Country:Tanzania
Language:English (Spanish)
Genre:Automotive
Published (Last):26 February 2013
Pages:17
PDF File Size:10.63 Mb
ePub File Size:20.25 Mb
ISBN:745-9-72792-462-7
Downloads:68600
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Shaktigul



Poltica y derecho El libro encierra la "arquitectura jurdica" de nuestro pensamiento cientfico sobre la ubicacin de la Administracin ante la ciencia del derecho. En ese sentido, mantiene la articulacin entre "Poltica, Constitucin y Administracin", para llevar los principios tericos al marco de la realidad operativa.

La funcin administrativa constituye el campo de aplicacin de un rgimen jurdico especfico que confiere objeto propio a esta parcela publicstica de la ciencia del derecho. Es en el campo del derecho administrativo donde principalmente se ha realizado la categorizacin jurdica de lo poltico, siguiendo los parmetros del ordenamiento constitucional. Hay una solucin de continuidad entre el derecho administrativo y la Constitucin, y los eslabones de la cadena que los unen se dan a travs de la funcin administrativa.

Por ello, el derecho administrativo tiene en la Constitucin los ttulos de sus captulos y la axiologa constitucional impera en el orden administrativo, sin que pueda conferrsele a ste slo un contenido formalista, ajeno a los fines, y en virtud de un criterio tecnolgico que postula la neutralidad del sistema administrativo, so pretexto de una determinada pureza metodolgica.

En tanto el derecho administrativo regula un sector de la actividad estatal y de los entes no estatales que actan en ejercicio de la funcin administrativa, por autorizacin o delegacin estatal, se lo ubica como una rama del derecho pblico que proyecta en el plano existencial los principios axiolgicos del derecho poltico y los principios normativos primarios del derecho constitucional.

Desde el momento que existe la alteridad "individuo-Estado" existen reglas jurdicas especficas para la consagracin de la justicia distributiva. En tanto la Administracin Pblica acompaa al administrado desde "la cuna a la sepultura", se imponen regulaciones normativas administrativas de esas relaciones.

El derecho administrativo tiene su raz en el derecho constitucional, y all se ajusta la pirmide normativa del ordenamiento jurdico administrativo argentino, que garantiza la sumisin del obrar de la Administracin Pblica al principio de legalidad democrtica para el Estado social de derecho. El formalismo quiebra al derecho en su misma esencia. Por l los hombres pierden la cosmovisin humana y personal del derecho.

El racionalismo ha hecho del derecho un instrumento universal que puede estar al servicio de cualquier ideologa. La inexactitud reside en desconocer que el derecho bebe de una fuente madre y sustantiva: la poltica.

Desde all, se le ha marcado al derecho un camino de renovacin de "principios", "relaciones" y "reglas", que pasamos a estudiar. La renovacin de los principios de los valores 1. El occidente del derecho. De acuerdo con la orientacin del sistema poltico ser la instrumentacin jurdica. Si el Estado va a la democracia, uno ser el derecho; si el Estado va a la autocracia, otras sern las normas jurdicas reguladoras de la realidad social.

Los contenidos varan para el derecho, segn el sistema poltico al que sirven; de ah que cada sistema poltico tenga una metodologa jurdica a su servicio. El occidente del derecho en nuestra comunidad debe enmarcarse en una ideologa humanista y democrtica, con sustento en la libertad, la justicia y la solidaridad. Para ello es necesario que el Estado-poder se haga Estado-derecho; que la libertad domine a las nuevas formas de esclavitud, pues ahora esclavo no se "nace", se "hace" y que el derecho sea la justicia, no slo de fondo, sino tambin de forma.

El derecho de occidente es el derecho que es, el que tenemos; el occidente del derecho es el derecho que debe ser, que queremos que sea. El derecho en occidente sigue siendo el derecho de "la lucha por el derecho" Rudolf Von Ihering ; el de la "lucha por el Estado de derecho" Pablo Lucas Verd ; el del "hombre en el derecho" Gustav Radbruch ; el del "humanismo, Estado y derecho" Luis Legaz y Lacambra ; el de "la fe en el derecho" Sebastin Soler. Pero lo cierto es que, por aspirar legtimamente a ser un derecho personalista, humanista, ms que un derecho individualista y egosta, el derecho sigue sufriendo sus propios "reveses" y las continuas contradicciones entre el derecho como fin y el derecho como medio ; el derecho como poder y el derecho como deber ; el derecho como atribucin y el derecho como obligacin ; el derecho como intervencin y el derecho como abstencin; el derecho como libertad y el derecho como liberacin; el derecho social y el derecho liberal; el derecho autocrtico y el derecho democrtico; el derecho formal y el derecho real; el derecho de emergencia y el derecho de permanencia ; el derecho como unidad monista y el derecho como diversidad pluralista ; el derecho como tradicin y el derecho como razn.

Este es el derecho que tenemos: "teora pura" ms o "razn prctica" menos. Debemos recordar la sentencia inmortal de Rudolf Von Ihering cuando, en Bromas y veras de la jurisprudencia, dice a los juristas: " Ese cielo que da luz es para los tericos, y la praxis? Quedar sujeta al rigor terrenal de los rayos solares que no pueden subsistir en el vaco de los conceptos puros". La opcin reside ahora en decidir si el derecho seguir siendo una broma de la ficcin o una herramienta de la verdad en realizacin.

El futuro del derecho es justamente eso: ser derecho verdad. Veritatis Splendor convoca, desde la moral, al rescate y respeto de la verdad. El derecho debe brindar respuesta a las eternas preguntas morales de hacer el bien y dar libertad.

El occidente del derecho no est en la ficcin, ni mucho menos en la hipocresa, ni en la declamacin de desconocer el atraso, la miseria, la pobreza, la injusticia, la esclavitud, las discriminaciones que tienen "races" modernas, sofisticadas y sutiles de subordinacin y flagelo.

Como dice Ratzinger, por la crisis de los valores como signo del rechazo de las fuerzas morales, hay en occidente una especie de impulso hacia la posesin y el poder con una neopagana interpretacin de la vida social. Por ello se hace difcil entenderse, en tanto no apuntemos a una autntica y sentida revalorizacin del derecho a la solidaridad y de la solidaridad del derecho. El derecho debe ser la herramienta de la verdad. Si el derecho es verdadero, el bien ser posible y la libertad realizable.

Ya no alcanzan ni las lgicas del idealismo puro ni del realismo prctico. El derecho no es una opcin entre el cielo y el infierno. El derecho, como herramienta de la verdad, hace justicia y denuncia injusticia, porque el derecho es justicia o no es derecho. El derecho como verdad no calla ni tolera la injusticia. El occidente del derecho est, entonces, en la verdad de la razn y del corazn.

El derecho no es ciencia neutra, como bien entienden los partidarios del realismo jurdico. El derecho no es hurfano de contenido poltico. Est cargado de axiologa. El derecho no es slo uno ni siempre, sino que el derecho es concreto y circunstanciado poltica e histricamente. El derecho, como ciencia, est al borde del exterminio en tanto y en cuanto no se sincere con el realismo poltico y no se aparte de puras abstracciones positivistas y racionalistas.

Todo sistema jurdico se identifica con un sistema poltico. De ah que haya identidad entre la comunidad jurdica y la comunidad poltica. Y es la Constitucin la consagracin jurdica de la ideologa de una comunidad poltica.

Si el derecho se aparta de los principios constitucionales fijados por la comunidad, ella responde con indiferencia por no encontrar identificacin con el derecho. El derecho, compatibilizado con los fines de la comunidad, recupera su razn de ser y se identifica con aqulla.

El tema de la identidad y comunidad jurdica viene de vieja data. Refiere Tucdides que Pericles, en su Discurso en honor de los muertos, deca: "Nuestra constitucin poltica no sigue las leyes de otras ciudades Esta exigencia de identidad entre comunidad poltica y comunidad jurdica ha sido una constante de la historia. El rey Flavio Recesvinto orden en el Liber Iudiciorum permitir y aceptar el estudio de las leyes de otros pueblos para buscar su utilidad, pero "las rechazamos y prohibimos para la discusin de los negocios.

Pues aunque brillen en la exposicin, presentan sin embargo dificultades. Por ello, como basta para la plenitud de la justicia, el examen de las razones y el orden debido de las palabras Sostenemos que no hay derecho puro, neutral ni apoltico. Todo sistema jurdico se identifica con un sistema de valores. El nuestro, con la libertad, la justicia y la solidaridad. La poltica envuelve y condiciona la vida humana.

Aquellos que prescinden de los sistemas e ideologas polticos caen en la abstraccin, en el irrealismo y en las pretendidas "teoras puras" que quieren ignorar la "realidad" y los "valores". El formalismo ritualista fue una de las fuentes que traicion al derecho del siglo XIX.

Se ha querido hacer del derecho un instrumento de laboratorio factible de ser "analizado en estado de pureza", a travs de frmulas que conduzcan la justicia con recetas matemticas gobernables por la computadora. El formalismo quiebra el derecho en su misma esencia. Con comunidades nacionales es ilusorio pretender un derecho nico. El derecho est comprendido y comprometido con la Nacin.

El derecho, inspirado en los fines permanentes de la comunidad, recupera su razn de ser y entidad como derecho nacional. Por eso bien advirti Ernesto Quesada en una carta a Juan A. Gonzlez Caldern que "es errnea la tesis de los que creen rpidamente que la nuestra es la Constitucin de los Estados Unidos mutatis mutandi y que los precedentes patrios no son decisivos, sino, cuando ms, concomitantes.

Vale ms un pequeo detalle criollo en apoyo de una disposicin constitucional que centenares de opiniones y fallos extranjeros, pues si en alguna disciplina es menester ser celosamente nacional es en la del Derecho constitucional, en la cual hay que tener siempre presente la argentinidad ".

Las transformaciones que hoy debe acuar el derecho provienen de una distinta actitud que el hombre asume frente a la tica, la axiologa, la filosofa, la gentica, la economa, la sociologa, la historia, la ecologa, la poltica y la informtica.

Es el mismo hombre, protagonista de "la existencia", quien promueve el desafo de los cambios. Es el derecho "sitiado", "cercado" por estas circunstancias, el que debe dar respuesta a las incgnitas del hombre , a las necesidades de una sociedad que reactualiza sus valores y sus aspiraciones de convivir en libertad, con justicia y solidaridad.

As, en el reencuentro del derecho con la tica, el derecho tendr su verdadero occidente y Occidente tendr un derecho polticamente democrtico y socialmente justo, orientado e inspirado por los principios del humanismo, del universalismo y la integracin.

Derecho sin valores? La crisis de los valores tradicionales, la confrontacin de la tica con la ciencia y la falta de un cdigo tico-cientfico, es un "casus belli" en el seno de la sociedad moderna. Falta en el presente la aceptacin pacfica de normas de conducta tica de general acatamiento a diferencia de otras pocas de la historia.

Los cidos del individualismo han corrodo nuestras estructuras morales. No vivimos con una herencia moral, sino con la suma de varias morales integradas. No podemos ingenuamente pensar que el derecho es "slo un conjunto normativo".

El derecho no se agota en la normocracia. No es solamente la ley. La idea "normocrtica" no sintetiza al derecho ni al Estado.

La ley es apenas un derecho institucionalizado , detenido en la forma, pero no todo el derecho. Santo Toms de Aquino distingue explcitamente el derecho de la ley, por eso dice que la ley no es el derecho mismo, sino "cierta razn del derecho" Suma Teolgica , II a.

VIII, p. Precisamente por ello son valiosas las reflexiones de Juan B. Alberdi cuando seala: "Las Constituciones son decretos de los Congresos; y los Congresos de hombres no tienen la facultad de Aqul que dijo: Hgase la luz, y la luz fue.

Las Constituciones argentinas sern sentencias en que el desierto, el atraso y las cadenas sean condenados a desaparecer; pero la ejecucin de esas sentencias ser obra de muchas generaciones. Porque no hay Congreso humano que pudiera racionalmente esperar resultados de decretos que se concibiesen: Desde la sancin de esta ley quedan abolidos el desierto, el atraso del pueblo y la pobreza del pas" Derecho pblico provincial argentino , Segunda parte, pargrafo VI, conclusin.

La justicia como occidente del derecho "es una necesidad social, porque el derecho es la regla de vida para la asociacin poltica y la decisin de lo justo es lo que constituye el derecho" Aristteles, Poltica, Libro I, Cap. El derecho est inserto, segn Werner Goldschmidt, en los tres rdenes interdependientes del mundo jurdico: el orden normativo o positivo, compuesto por la legislacin; el orden de la realidad o de la conducta, compuesto por el obrar pblico y el de los ciudadanos y el orden de los valores o de la justicia, compuesto por los criterios de valoracin para juzgar el orden normativo y el de las conductas.

El plano del valor conforma una aspiracin poltica, el plano normativo como ejecutor de una iniciativa poltica conforma una consagracin de esa aspiracin poltica y el plano de la realidad conforma una ejecucin de esas finalidades.

Esta visin realista del derecho, tridimensional, completa e integral se aparta de la teora normolgica y de la teora pura del derecho. No creemos feliz la sntesis racionalista de Kelsen. Es un esfuerzo de abstraccin, que lo conduce a una impura conclusin entre "materia" y "forma", como si la dimensin trialista valor, realidad y norma no fuera ya suficiente para demostrar que "Estado no es igual a derecho".

APRILOVE DIEVCA PDF

DERECHO ADMINISTRATIVO (11ยช ED.)

Por ello, no existe un concepto ni doctrinario ni legalmente unitario. Actuaciones y declaraciones administrativas unilaterales y bilaterales, individuales y generales, con efectos directos e indirectos. Declaraciones administrativas unilaterales y bilaterales, individuales y generales, con efectos directos e indirectos. El acto administrativo comprende a los simples actos, reglamentos y contratos. Declaraciones administrativas unilaterales, bilaterales, individuales y generales, con efectos directos. Declaraciones administrativas unilaterales, individuales y generales, con efectos directos. Este es el criterio receptado por los arts.

PADMAVATI STOTRA PDF

ROBERTO DROMI

.

GORKAMORKA GUBBINZ PDF

derecho administrativo dromi

.

Related Articles