EL VIENTO DISTANTE JOSE EMILIO PACHECO PDF

Todo lo impregnaba el calor. Un organillero tocaba el vals Sobre las olas. La balanza marcaba ochenta kilos. Los turcos, inquilinos de su padre, la detestaban. Hortensia al fondo, con sombrilla, tan ufana de su marido y tan cohibida por hallarse junto a la esposa del gobernador y la diputada Goicochea.

Author:Nalkis Nijind
Country:Cyprus
Language:English (Spanish)
Genre:Technology
Published (Last):15 March 2005
Pages:352
PDF File Size:3.67 Mb
ePub File Size:12.14 Mb
ISBN:972-4-28311-113-2
Downloads:52081
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Akikus



Todo lo impregnaba el calor. Un organillero tocaba el vals Sobre las olas. La balanza marcaba ochenta kilos. Los turcos, inquilinos de su padre, la detestaban. Hortensia al fondo, con sombrilla, tan ufana de su marido y tan cohibida por hallarse junto a la esposa del gobernador y la diputada Goicochea. Mejor ni acordarse. Ya estoy hablando sola. Es por no desayunarme —fue a la cocina. Debes de haber subido otros cien kilos.

Ya dime lo que vas a decirme. Tengo prisa. Jaja, no me importa el desfile. Dile que tengo mucho que estudiar. Voy a desquitarme, gorda maldita. El calor la rodeaba por todas partes. Bueno, Guillermo seguramente quiso; pero Hortensia lo domina. Se detuvo. Te lo digo de verdad: ella no te merece. Y Leticia no es tan guapa como supones. Y es tan coqueta. Conversamos muy lindo mucho tiempo.

Quise dejarte como recuerdo mi radio de transistores. No aceptaste. Alberto: se hace tarde. Salgo a tu encuentro. Mi cara no es fea, todos lo dicen. Ya falta poco para verte. Al verla maquillada le preguntaron si iba a participar en el concurso de disfraces o si acababa de lanzar su candidatura para Rey Feo.

Siguieron mulatos disfrazados de vikingos, guerreros aztecas cubiertos de serpentinas, estibadores con bikinis y penachos de rumbera. Por fin, el carro de la reina y sus princesas. Leticia Primera en su trono bajo las espadas cruzadas de los cadetes. Atronaban aplausos. Fue un instante. El carro se alejaba.

EL PULGAR DEL PANDA STEPHEN JAY GOULD PDF

El viento distante (Biblioteca Era)

Juega con el entrecruzamiento que lo conduce a la metamorfosis. Sigue a Borges en la creencia de que la literatura es un palimpsesto. En el nuevo texto quedan huellas del anterior, pero surge algo nuevo. Un texto se lee y genera otros cuando el lector se apropia de lo dicho.

JURNAL ALDEHID DAN KETON PDF

EL VIENTO DISTANTE

Florencia no le dijo nada. Desde luego, lo intenta pero no la dejamos. El chico no es mayor problema. Me veo obligada a buscar por todas partes. Primero por mi hermano y ahora por mi sobrino. No me quejo. No me haga caso, por favor… Baraje siete veces.

KLETTERSTEIG ATLAS STERREICH PDF

El viento distante

.

UNIDRIVE V3 PDF

"El viento distante" ... Reseña

.

Related Articles