SAN JUAN CLIMACO LA ESCALA ESPIRITUAL PDF

Y por esso convenientemente se ha de poner este vicio despues de sus antecessores en este presente lugar. Detraction es hija del odio, enfermedad sutil, secreta, y escondida, sanguijuela que chupa todo el jugo de la charidad, fingimiento de amor, destierro de la castidad interior del alma, corrompedora del corazon, y tambien de las palabras. Si alguno quisiere vencer el espiritu de la detraction, no atribuya la culpa al que la hizo, sino al demonio que se la hizo hacer; pues este es el autor universal de todos los males. Entre los caminos que ay para alcanzar perdon de los peccados; este es muy breve; conviene saber, no juzgar a nadie; porque verdadera es aquella sentencia que dice 92 : No querais juzgar, y no sereis juzgados. Muy contraria es el agua al fuego: y assi el juzgar al espiritu de la verdadera penitencia. Oidme ruegoos los que sois malos juezes de los otros.

Author:Kiran JoJohn
Country:Turkmenistan
Language:English (Spanish)
Genre:History
Published (Last):12 December 2016
Pages:418
PDF File Size:8.18 Mb
ePub File Size:5.69 Mb
ISBN:955-9-19771-865-5
Downloads:89606
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Gojas



Y por esso convenientemente se ha de poner este vicio despues de sus antecessores en este presente lugar. Detraction es hija del odio, enfermedad sutil, secreta, y escondida, sanguijuela que chupa todo el jugo de la charidad, fingimiento de amor, destierro de la castidad interior del alma, corrompedora del corazon, y tambien de las palabras.

Si alguno quisiere vencer el espiritu de la detraction, no atribuya la culpa al que la hizo, sino al demonio que se la hizo hacer; pues este es el autor universal de todos los males. Entre los caminos que ay para alcanzar perdon de los peccados; este es muy breve; conviene saber, no juzgar a nadie; porque verdadera es aquella sentencia que dice 92 : No querais juzgar, y no sereis juzgados.

Muy contraria es el agua al fuego: y assi el juzgar al espiritu de la verdadera penitencia. Oidme ruegoos los que sois malos juezes de los otros. La causa porque somos tan faciles en juzgar los delitos de los otros, es porque no tenemos el cuidado que debiamos tener de llorar y enmendar los nuestros. Los demonios procuran siempre una de dos cosas; o de hacernos peccar, o de hacernos juzgar a los que peccan; para que como los crueles homicidas con estos segundo destruyan lo primero.

Juzgar no es otrra cosa que usurpar desacatadamente la silla y dignidad de Dios, a quien solo pertenesce el officio de juzgar los otros. Assi como la sobervia sola son otro algun vicio es bastante para condenar al que la tiene; assi tambien lo es en casos el juzgar y condenar a otro; pues veemos que el Phariseo del Evangelio por esta causa fue condenado Loquasidad es silla de vangloria, por la qual ella se descubre y sale a plaza.

El que conosce sus peccados enfrena su lengua; mas el que es parlero, aun no se ha conoscido como se debe conoscer. El silencio de nuestro Salvador puso admiracion y reverencia a Pilato que lo juzgaba; como dicen los Evangelistas La voz baxa y callada, assi como es conforme al animo humilde, assi tambien es contraria y destruidora de la vanagloria.

No quiero tratar mucho desta materia, aunque las muchas astucias deste vicio me incitaban a ello. Hablando conmigo un gran varon cuya autoridad valia mucho para conmigo de la quietud de la vida solitaria, decia que este vicio se engendraba de una destas cosas: conviene saber, o del mal habito o costumbre del mucho hablar porque como la lengua sea un miembro corporal, siempre entiende en aquello en que esta habituada o nasce tambien de la vanagloria que es amiga de hablar y no menos tambien de la hartura del vientre; porque el mucho hablar siempre anda junto con el mucho comer.

Por donde muchos despues que con trabajar refrenaron el vientre, facilmente pudieron refrenar la lengua. El que se occupa en la memoria de la muerte, corta las palabras demasiadas; y el que ha alcanzado la virtud del llanto, huye tambien del mucho hablar, como de fuego. De pocos es hacer que el agua del rio vaya derecha, si no tiene madre por do corra, y riberas que lo detengan; pero de muy pocos es detener la lengua y domar este monstruo tan poderoso.

Quando los demonios ven que comenzando uno a decir donayres, luego bolvemos las espaldad y huimos, entonces pretenden enlazarnos, diciendonos, o que no entristezcamos al hermano que habla, o que no queramos mostrarnos sanctos y mas espirituales que los otros. El fingimiento y la dissimulacion es madre de la mentira, y a veces tambien materia della: porque a algunos paresce que no es otra cosa esta dissimulacion sino mentira artificiosa; la qual a veces trae consigo anexo el juramento, con que se hace mas perniciosa.

Assi como entre las passiones y perturbaciones del animo ay unas mas perjudiciales que otras: assi tambien acaesce esto mismo en las mentiras; porque de una manera juzgamos la mentira que se dice por temor del tormento, y de otra la que se dice sin ningun temor. Y segun esto, a veces es mas grave o mas livian esta culpa, segun la materia y calidad della. Uno de los ramos que nacen de la loquacidad y mucho hablar, es la accidia o pereza, como arriba diximos.

Accidia es relaxacion del animo, muerte del espiritu, menosprecio de la vida monastica, odio de la propria profession. Esta nos encomienda el recibimiento de los huespedes, y nos incita a que hagamos limosna del trabajo de nuestras manos.

Dicenos que vamos a consolar los tristes y pusillanimes: y siendo ella pusillanime, nos aconseja que vamos a esforzar los que lo son. Estando en la oracion nos trae a la memoria alguna cosa que nos conviene hacer; y caresciendo ella de toda razon, no ay cosa que no haga por tirarnos de alli con cuerdas de razon. Todas estas obras nos aconseja, no con espiritu de charidad ni de virtud, sino para que so color de bien nos aparte de los espirituales exercicios, por el gran trabajo y desabrimiento que recibe en ellos.

Tres horas al dia acarrea este espiritu de accidia calentura y dolor de cabeza, y otros semejantes accidentes; mas quando se llega la hora de nona, puesta ya la mesa, resuscita un poco, y salta de su lugar: y quando buelve el tiempo de la oracion, torna a enflaquescerse y sentir pesadumbre. Los otros vicios y perturbaciones cada uno se vence con su virtud contraria: mas la accidia es muerte perpetua de toda la vida religiosa. El anima varonil y robusta levanta y resuscita el espiritu muerto y caido: mas la accidia y la floxedad todas las riquezas de las virtudes destruye en un punto; pues a todos los buenos exercicios cierra la puerta.

Quando no se llega la hora de cantar los Psalmos, no paresce la accidia; mas al tiempo del officio divino luego abre los ojos y resuscita. Combidanos a salir de la celda, y hacer ruido o estruendo con los pie, por no poder tener el cuerpo quieto. Los padres que me engendraron y me dieron nombre son muchos: porque muchas veces la insensibilidad, y otras el olvido de las cosas celestiales, y otras tambien la demasia de los trabajos que me engendran.

Mas quien sea el padre de la oracion a ella lo preguntad esn su lugar. Gula es hypocresia y fingimiento del vientre; el qual despues de harto nos hace creer que tiene necessidad de mas, y despues de lleno hasta rebentar dice que padesce hambre. Gula es inventora de sabores y potages, y descubridora de nuevos regalos. Cerrastele una ventana, y ella sale por otra: atajastele por una parte, rompe otra: apagaste una llama, y apagada esta resucita otra; y vencida esta veniste a ser vencido de otra.

Porque como tenga este vicio tantas maneras de objectos que despiertan nuestro appetito; si te escapas de un peligro, vienes luego a dar en otro. La hartura de los manjares es madre de la fornicacion: y la affliction del vientre pare la charidad. Antes de tiempo cuentan los dias que ay hasta la Pasqua y muchos dias antes comienzan a aparejar la comidad para la fiesta.

Porque la gula le incita a que quebrante el ayuno; y la vanagloria a que no pierda credito comiendo demasiado. Quando arde el fuego de la carne castiguemosla fuertemtne, y en todo lugar y tiempo guardemos abstinencia: mas despues de apagado este fuego lo qual apenas puedol creer que esta vida pueda ser perfectamente entonces ya puede ser mas encubierta y mas moderada nuestra abstinencia. Y para esto conviene primeramente abstenernos de todos los manjares que pueden engordar el cuerpo, y especialmente de los que son calientes; porque no echemos aceyte sobre la llama.

Y despues destos, de los que son mas suaves y deleytables. Si fuere posible, procuremos comer de aquel genero de viandas, que siendo ellas livianas y viles, facilmente hinchen el estomago, como lo hacen las legumbres; para que con este hinchimiento apaguemos el appetito insaciable: y por otra parte siendo los manjares livianos y viles, sea mas facil la digestion: para que luego podamos respirar y quedar libres del demasiado calor, como de un azote. Si miramos atentamente, hallaremos que todos los manjares humosos y vaporosos ayudan mucho con su calor a despertar en nuestros cuerpos estimulos y movimientos carnales.

Mas: a aquelloos principalmente es dado conservar una perpetua moderacion y tranquilidad de animo, mediante la qual perseveren siempre de una manera, como si morassen en aquella altissima region del ayre o del cielo, donde no llegam los torvelinos y nublados deste mundo inferior; mas a estotros conviene trabajar por aplacar a Dios con perpetua compunction y afliction del cuerpo y del anima.

El anima del que ayuna ora con sobriedad y atencion: mas la del destemplado es llena de torpes imaginaciones y pensamientos. El que obedesciendo al vientre pretende vencer el espiritu de la fornicacion, semejante es al que quiere apagar la llama del fuego echandole aceyte. Afflige el vientre, y enfrenarse ha la lengua; porquwe esta tambien toma fuerza con la muchedumbre de los manjares, segun diximos. En los odres blandos y estendidos cabe mas; pero en estando apretados y arrugados cabe menos.

Porque no es de todos vacar a Dios puramente, y entender en obras de manos en un mismo tiempo. Si prometiste a Christo de ir por el camino aspero y estrecho, afflige el vientre; porque si lo regalas y estiendes, ten por cierto que has quebrantado el assiento y concierto que con Dios pusiste. Imprime en lo intimo de tu corazon aquella palabra del Psalmista que dice : Quando los demonios me eran molestos, vestiame de cilicio, y humillaba mi anima con el ayuno, y lloraba en lo intimo de mi corazon.

Todo esto es el ayuno, porque para todas estas cosas ayuda y dispone con su virtud: y a todo esto es contraria y enemiga la gula. La puerta por donde entro es la calidad y sabor de los manjares, y la costumbre y obligacion necessaria del comer es causa de mi insaciabilidad, y la causa de mi destemplaza es el mal habito que tengo de comer antes de tiempo, y la falta de contricion, y el olvido de la muerte.

Mi hijo primogenito es atizador de la fornicacion. El segundo despues deste es autor de la ceguedad y dureza de corazon. A las quales cosas sucede oracion sucia, ondas de pensamientos, y algunas veces calamidades y desastres no pensados: despues de los quales se sigue desesperacion, que es el mayor mal de los males.

La memoria de los peccados es la que me hace guerra; mas no me vence: y la memoria atenta de la muerte tiene conmigo perpetua enemistad. Mas ninguna cosa ay entre los hombres que perfectamente me destruya. Mas los que no han probado por experiencia la suavidad deste divino espiritu, todos estos generalmente son mis prisioneros; porque todos estos se enlazan con la suavidad de mis deleytes; porque donde faltan los deleytes espirituales no pueden faltar los sensuales.

Oimos agora a la insaciable gula decir que uno de sus hijos era la concupiscencia del vicio carnal. Y por esto los que guardan el primer mandamiento de la abstinencia, no suelen quebrantar el segundo, que vela la luxuria. Castidad es alegre aposento y recamara de Christo. Castidad es escudo celestial del corazon terreno. Castidad es abnegacion de la naturaleza humana, y un maravilloso vuelo de la substancia mortal y corruptible a las substancias inmortales e incorruptibles.

Continencia es un hombre general de todas las virtudes: porque toda virtud se puede llamar continencia y freno del vicio contrario. Casto es aquel que no se mueve sensual ni desordenadamente en presencia de qualesquier cuerpos y figuras.

Esta es la rgla y este el fin de la perfecta y consumada castidad, si la ay en el mundo que con la misma simplicidad miremos los cuerpos animados que los inanimados, los racionles que los irracionales. El principio de la castidad es no consentir con los pensamientos deshonestos, y a tiempos padescer aquel fluxo de humor no limpio, aunque sin imaginaciones torpes. El medio es ser algunas veces inquietado con movimientos sensuales, que proceden de la replecion de los manjares, y por esto sin imaginaciones torpes, y sin llegar el negocio a polucion.

Mas el fin es tener mortificados los movimientos desordenados. Grande es por cierto aquel cuyo corazon con ninguna vista se altera, y el que con el amor y contemplacion de la hermosura celestial vence el peligro de la vista de los ojos, abrasadora de los corazones. El que triunfa deste vicio con la virtud de la oracion es semejante al leon que pelea: el qual con facilidad vence.

El que con sudores y trabajos batalla contra este adversario, es semejante al que derriba su enemigo con una honda: mas el que pelea con abstinencia y vigilias es semejante al que lo hiere con una maza. La raposa se hace dormmida para cazar el pajaro: y el demonio algunas vezes finge castidad de nuestro cuerpo, dexandonos a tiempos de combatir, para que con esta falsa confainza nos pongamos en peligros donde vengamos a perescer.

No creas en toda tu vida al lodo de tu carne, ni te fies de ti mismo, hasta que despues de resucitado vayas a recibir a Christo. Ni tampoco debes confiar, si por virtud de la abstinencia dexas de caer; porque tampoco comia aquel que fue deribado del cielo a los abysmos. Renunciacion dicen que es enemistad y lucha perpetua contra el cuerpo y contra la concupiscencia de la gula.

Los principiantes que caen en el vicio de la carne, communmente caen por darse a deleytes y buen tratamiento del cuerpo. Los medianos suelen caer, no solo por regalo de la carne, sino por la sovervia del espiritu; para que por ella conozcan su propia enfermedad y miseria. Mas los perfectos si caen, caen communmente por juzgar a los otros.

Vi algunos que cayeron, vencidos mas por la fuerza de la passion que por voluntad: aunque no pudo faltar voluntad donde uvo culpa. Hace tambien que el hombre miserable no tema a Dios, desprecie la memoria de los tormentos eternos, aborrezca la oracion, y no se mueva mas con la vista de los cuerpos de los muertos, que si fuessen piedras sin anima; y en la hora de aquella malvada obra hacelo una bestia bruta, privandole del uso de la razon con la fuerzaz de la concupiscencia.

Y los tales si desean levantarse, tienen necessidad de muchos sudores, dolores, aflictiones, trabajos, hambre y serd, y summa aspereza, y pobreza de todas las cosas. Si consideramos atentamente, hallaremos que assi como en las batallas visibles no pelean todos de una manera, ni con un genero de armas, sino con muchas y diversas; assi tambien lo hacen nuestros espirituales enemigos quando pelean con nosotros; porque cada uno tiene su officio, y su entrada, y su manera de pelear: que es cosa de grande admiracion.

Pues este mozo tan ferviente vino despues a caer miserablemente. Demanera que el que priemro mandaba a las bestias salvajes derribado y burlado; y el que poco antes se mantenia con pan del cielo, fue despues privado deste tan grande beneficio. Algunos dicen que este segundo es mas bienaventurado.

Y los que a estos tienen por bienaventurados, paresce que lo hacen por quitar occasion de deseperar a los que mueren, o por mejor decir, a los que desta manera caen. De manera que quando nos incitan a peccar, nos encarescen su clemencia; y despues del peccado, su inviolable justicia, para hacernos deseperar.

Y quando con esta deseperacion se junta una desordenada tristeza, de tal manera derriban nuestro corazon, que ni nos dexan conoscer nuestra culpa, ni hacer penitencia della. Mas muerta la desesperacion, luego buelven estos tyrannos a engrandecernos la misma clemencia, para derribarnos en la misma culpa.

Dios es una substancia purissima, incorruptible, y sin cuerpo; y por esso convenientissimamente se deleyta con la castidad, incorrupcion y pureza de nuestros cuerpos. Mas por el contrario aquellos espiritus feos y sucios de alegran sumamente con el cieno de la luxuria.

Algunas veces aquella bienaventurada pureza de nuestro cuerpo que por medio de la soledad alcanzamos, si nos llegamos al mundo, padesce peligro; mas la que procede de la obediencia, mas firme y mas segura permanesce, por el ayudador que tiene en el Padre espiritual.

RUDRA HOMAM PDF

Libro de la Escala Espiritual

Akinozahn The Ladder of Esspiritual Ascent derived from manuscripts of the 11th and 12th century, pictorially bringing insight to heaven from a 30 rung ladder. By continuing to use the site, you are consenting to the use of cookies as explained in our Privacy Policy to improve esplritual experience. The imperial status held by archbishop Antonios implies a close relation lz the icon itself. At the same time, as the work is mostly written in a concise, sententious form, with the aid of aphorisms, and as the reasonings are not sufficiently closely connected, it is at times somewhat obscure. Lord Nikon shows leadership through perseverance as he reaches the top rung. Holy Image and Hallowed Ground.

AMOT 1672 PDF

.

DESKJET 845C MANUAL PDF

.

Related Articles